AIRE FRESCO

Por  |  0 Comentarios


“Podrán matar una gaviota, pero no podrán matar el avance de la primavera”

Nuestro mercado hoy tiene muchas personas que, con gran empuje, invierte y trabaja arduamente para desarrollar, fabricar y vender colecciones de primer nivel. Pero también existen aquellos que parecen estar detenidos en el tiempo.

Estos contrastes nos permiten entender la vital importancia que tiene la INNOVACIÓN en nuestra industria. Por este motivo, estamos apoyando a la Cámara de innovación textil (CAITA) y a todas aquellas iniciativas que procuren crear, aplicar y sostener acciones que propicien cambios y transformaciones.

CAITA es otra vía más de comunicación con el país, con el mundo y con nosotros mismos, que suma todo su potencial y determinación al trabajo que venimos desarrollando junto a distintos referentes del sector en general y de los distintos nichos de mercado.

En mis años de trabajo con diversos y heterogéneos grupos, vi cómo la gente arranca los proyectos con gran entusiasmo y determinación, pero luego los egoísmos y recelos hacen que personas de gran valor se alejen y abandonen las ideas. Para que esto no suceda, necesitamos de la innovación, de una transformación seria, generadora de oportunidades.  

Construir bases sólidas y creativas nos lleva por un camino largo y dificultoso en el cual se sufre. Lo que les propongo es que este recorrido no sea tan tortuoso, sino que exista disfrute y regocijo en él.  Las buenas ideas son aquellas en las que prima la humildad y la perseverancia, son las que triunfan, las que alcanzan los preciados objetivos.

Imaginemos que estamos corriendo una maratón. 42 km en los que nos encontramos todos, comerciantes, fabricantes y distribuidores, incluso el público consumidor. No estamos corriendo una carrera de 100 metros, no estamos obligados a correr lo más rápido que podamos. Sí sabemos, sí estamos convencidos que debemos llegar a la meta, y para hacerlo, necesitamos encontrar un ritmo que nuestro cuerpo y mente soporten. La carrera es larga, permanente, y el esfuerzo es mucho.

En este desafío, es importante conocernos, saber de nuestra historia, y convencernos de todo lo que somos capaces de hacer, de todo lo que podemos producir. ¡Innovemos! Llegaremos a la meta.

Algunos producen cosas materiales, otros servicios, pero todos finalmente somos fabricantes de sensaciones. Una prenda no es un trapo, es la posibilidad de conquistar a la sociedad y a uno mismo.

En esta revista, encuentro muchos casos que ejemplifican de manera perfecta la importancia y la mística que se logra a partir de un mensaje potente y creativo.  Para eso, necesitamos INNOVAR.

En el maratón, nos cruzamos con personas que nos deprimen y otras que nos dan alegría, que nos contagian entusiasmo. Vamos hacia ellos, a empaparnos de la identidad de las grandes empresas pero también de las pequeñas y medianas. Vamos con ellos, con todos aquellos que quieran crecer sanamente, y no con los especuladores de hoy y siempre.

Las PYMES deben escuchar y ser escuchadas.

Si el intercambio es franco y se dejan los galardones afuera de la mesa de diálogo, todos los espacios son válidos.

Los invito a ser parte, a sumar, a competir con nosotros mismos y con los otros, nuestros compañeros de maratón.

Estos son nuestros tiempos.

cdgde

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>